EL PRINCIPIO DE CONGRUENCIA

Puede sonar únicamente como una definición doctrinaria, que se debe seguir para cumplir con el debido proceso, sin embargo este término es más complejo de lo que parece.

En primer punto señalaremos cuál es su significado, y en que puede repercutir si no se lo aplica.

El principio de congruencia es la correlación que debe existir entre las pretensiones de la demanda con la resolución dictada por el juez, es decir en un caso de robo, la sentencia debe ser dictada en base al tipo penal por el cual ha sido juzgado durante todo el proceso como en este caso es el robo, como resultado debe existir un nexo causal con el acto cometido y las pretensiones de la demanda. Existen casos en la Corte Nacional de Justicia, en la cual se encuentran casos en recuso de casación, que es donde se pueden corregir errores de derecho que pudieron darse en el interior de la sentencia, como la existencia de la vulneración al principio de congruencia, es decir no existe coherencia con lo que se solicita en la demanda, las pruebas y la sentencia.

Es importante señalar que los errores en derecho se pueden corregir, mediante el recurso de casación, sin embargo deben limitarse a examinar si el fallo impugnado se ha aplicado correctamente o no, bajo ningún motivo serán admisibles los pedidos tendientes a volver a valorar la prueba. Por lo tanto le corresponde al Tribunal analizar si el Juzgador al valorar la prueba para determinar la existencia materia del ilícito y la responsabilidad de las personas acusadas, han utilizado de manera correcta las reglas de la sana crítica, debido a que con esa decisión se ven afectados los acusados, ya que serían equivocadamente juzgados por un tipo penal distinto al que se ha cometido.

Para asesoría en Derecho Penal contáctanos a:

[email protected]

Posted in Sin categoría.